Ir al contenido principal

WINTER IS HERE!





No, ni mucho menos se acerca ningún grupo de caminantes blancos, ni nadie montado en dragones para dar caza a no sé qué cosa que vive en las montañas.

Pero lo que si se acerca es el frio, el frio invierno, el invierno se acerca...y con él las dudas de si con el cambio de temperatura la espalda o cualquiera de las dolencias que sufráis van a resistirse con la bajada de grados...y la respuesta es....¡SI!.



 ¿Y por qué?

Os comparto un estudio en el cual las personas que hemos sufrido una operación agresiva o tenemos una dolencia crónica somos capaces de "adivinar" que el tiempo va a cambiar con síntomas como el dolor, la tirantez o incluso el picor.

El experto Alberto Martí explica cómo los cambios de tiempo afectan al físico de determinadas personas. Generalmente, suelen ser 'meteorosensibles' los que han sufrido operaciones o heridas de consideración.

Ante estos cambios "el organismo tiene que aclimatarse, sufre un desequilibrio" ante el que se "pone en marcha un sistema de equilibrio", por lo que en el cuerpo ciertas dolencias se ven agravadas.

¿Y cuando voy a notarlo más?

Invierno y verano, pese a ser consideradas las estaciones con un tiempo más extremo, son épocas "más homogéneas", mientras que durante "la primavera y el otoño se experimentan más cambios", lo que influye de forma más intensa en las personas con sensibilidad meteorológica. Esto sucede también cuando se cambia de clima. "Puede afectar física y anímicamente, al estar acostumbrado a un clima con unas temperaturas más o menos cambiantes o unos días de lluvia".



¿Y que tengo yo que deciros respecto a esto?



Pues que este tal Alberto tiene razón, que como digo siempre cada cuerpo responde al cambio y al estímulo de diferente  manera, puede que no sientas nada o puede que lo sientas todo, yo personalmente si lo noto de echo os estoy escribiendo con la faja de sujeción puesta, ya que debido a que viene el invierno y como bien dice este experto donde yo más lo noto es justo en la primavera y entrando el otoño... que si, que aún estamos en verano, pero como ya dije cada cuerpo experimenta el cambio de diferente manera...otro ejemplo, a mí en la zona de costa haya frio o no la espalda no la siento, porque, porque al estar a nivel del mar la presión atmosférica hace que mis huesos estén más relajados, ese es otro de los puntos a favor que tengo en cuenta a la hora de mudarnos...buscas más calidad de vida... y creerme que el invierno de Madrid...es...bueno, pasable pero se pasa canutas.



¿Y cómo lo paso?



Pues podría decirte como buenamente puedas, pero no voy a ser tan malvada.



Hay cientos de cosas que puedes hacer para hacer más llevadera la etapa de frio, como por ejemplo:







- Usar plumas que te cubran por lo menos hasta el glúteo cuando sales a la calle.

- Ir una vez cada 15 días al osteópata.

- Cremas térmicas para masajearte la zona una vez acabado el día.

- Mantas eléctricas. ¡Ojo! consulta esto a tu medico porque no es aconsejable tenerla puesta más de X minutos y siempre por encima de la zona operada, jamás encima de los tornillos, pero como te digo tu medico es el que te aconsejara mejor, los míos no me aconsejan más de 20'.

- Pijamas calentitos con una temperatura agradable para esta en casa.









- y jamás dejar de moverte! si, el ejercicio es fundamental en invierno.




Y mi último consejo y no menos importante que los anteriores es que no le tengas miedo al dolor, no dejes de hacer tu vida porque te duela una lumbar, como siempre digo relaja el ritmo, descansa si es necesario, pero no dejes tu vida de lado, son etapas que debemos pasar, que se pasan más o menos bien, lo que debes hacer es aprender a vivir con él y jamás de los jamases dejarlo vencer.


El dolor es secundario, "tus cuentos" no.








Comentarios

¿Te has perdido algo?

El cuento de cada dia.

¿No os pasa que cada vez que conocéis a alguien tenéis que contar una y otra vez por todo lo que habéis pasado por que a la gene le parece increíble que hayáis pasado por un proceso tan "malo"?, así es como me siento yo ahora mismo, pero no en plan mal, si no encanta de poder presentarme una y otra y otra vez con tal de poder dar a conocer a mas y mas gente que vivir con una dolencia de espalda aunque difícil, se puede vivir con ella. Ese es mi cuento de cada día, y seguro que el de muchos de vosotros, haya voy. Artrodesada lumbar a la altura de L5-S1 provocada por la completa  absorción del disco intervertebral, haciendo que la vertebra L5 se desplazase posterolateralmente tocando ligeramente la medula espinal a la altura del inicio dela famosa cola de caballo, madre de todas las ramificaciones que van hacia los miembros inferiores cuando sufrí un accidente laboral...¿bien no?. Seguimos...Auxiliar de enfermería por vocación, acostumbrada a desenvolverse sola en la vida y cu

L´artrodesis y el sexo.

No es que me guste hablar de mi vida sexual, ni que me guste airear lo que pasa en mi cama, pero es necesario que hablemos de lo que nos pasa cuando tenemos la espalda abierta en canal, muchos seguro que os identificareis demasiado conmigo, otros sin embargo, o no tanto, o simplemente os dará vergüenza reconocerlo, típica spanish. En pleno siglo XXI y que todavía nos asuste o nos avergüence hablar de S-E-X-O. ¿Cómo de necesario es para vosotros el sexo? Y no me refiero al romántico, me refiero al necesario, al que va en nuestros genes desde los más remotos ancestros, al alojado en nuestro cerebro reptiliano, al animal...recordemos que seguiremos siendo animales razónales. Para mi es demasiado importante, y no para procrear o que me considere alguien adicto a él, sino que está demostrado científicamente que practicar sexo con tu pareja asiduamente mejora muchas condiciones de tu salud que muchos medicamentos ni siquiera hacen. Dejar de poner excusas de qu

Contrariedad...que maldito nombre tienes.

Si buscas en el diccionario de la RAE "contrariedad" pertenece a uno de los tantos sinónimos de una palabra que os sonara mucho: Decepción. La verdad que podría haber escrito mil títulos con esta palabra pero he querido buscar la contraria a "Felicidad...que bonito nombre tienes" haciendo esas dos frases algo retorico, algo que va unido pero que a la vez se contradice. ¿Cuantos de vosotros /as no habéis sentido alguna vez una decepción que con el tiempo se ha convertido en felicidad?, sí, me refiero a exparejas, familiares, amigos /as de toda la vida, amigos /as recientes...o incluso gente que forma parte de nuestro círculo más cercano y como no, de nosotros mismos, porque si, nosotros mismos también nos decepcionamos, y a diario. ¿Cuántas veces has llorado de rabia por alguien que con el tiempo se ha convertido en el ser más minúsculo de la tierra?, y que luego te has reído a carcajadas de cómo te comportaste en ese momento ¿Porque nos da tanto mi

Para que me entiendas.